lunes, 11 de febrero de 2013

Con permiso de su autor, el compañero del equipo, don Narciso Rojas Gómez, os dejo aquí un estupendo artículo. Podéis seguirlo en http://elhombredelybster.com



AUNQUE NO LO LLEGUEMOS A VER
¿Por qué no pensar en las más altas metas? En un artículo de Fermín de la Calle leí como se desmonta esa idea que algunos albergábamos de que España debería ocupar el lugar que ocupa Italia en el Rugby  internacional.
Nada más lejos de la realidad, y nada mejor que conocer el punto de partida para iniciar el camino. No sé cuántos años puede llevarnos, pero los que nos decimos a nosotros mismos que amamos este deporte, tendríamos que parar y evaluar si es real ese amor, o simplemente encontramos un hobby más en los Rucks, Melés y ensayos de cada fin de semana en esos campos de Dios.
Pongamos dos décadas. Pongamos que no lo llegásemos a ver. Pongamos que nos cueste tiempo y dinero algo que en su culminación lo van a disfrutar otras generaciones. Pongamos que nos vamos a encontrar con muchísimas dificultades y que tras años se habrán avanzado unos míseros milímetros. Pongamos que va a ser como el partido de Rugby más duro que vayamos a jugar. Mucho esfuerzo, muchos golpes y mucho dolor para ganar centímetros. ¿Estamos dispuestos?
El Rugby español no tiene derecho a nada en la actualidad. Pero es el momento de realizar una gran comunión que una a todos los clubes y todas las federaciones desde Ordicia a Sevilla, desde Huelva a Sant boi, desde Vigo a Valencia y Mérida. Los Italianos nos marcaron el camino. Si en España hay gente que realmente ama este deporte, llevemos los tan cacareados valores que mostramos en el campo y de los que presumimos ante la gente que nos mira como si estuviésemos chalados a la gestión del rugby nacional.
Necesitamos una comunión, ir todos a una hacia el mismo objetivo, convencernos de que podemos y marcar una hoja de ruta que nos lleve, en el tiempo que sea necesario, a un Siete Naciones con el León tratando de comerse al Gallo, al Cardo, a la Rosa, al Dragón, al Trébol o a los Laureles.
¿Por qué no? No me importaría no llegar a verlo (aunque me encantaría), no debe importarnos que nadie se acuerde de nosotros cuando llegue la consecución.  Comencemos el camino. Yo quiero ver a España entre los grandes. Yo sé que lo conseguiremos.
Narciso Rojas